El Maestro Santiago viaja a Guinea Konacry. Peregrinación a la Fuente del Nacimiento del Río Níger

“El objetivo de mi  viaje a Guinea es MANTENER EL EQUILIBRIO ENTRE LAS FUERZAS DE LA NATURALEZA, Y PROPAGAR, POTENCIAR E INTENSIFICAR LA ARMONÍA ENTRE NUESTRO PLANETA Y LA HUMANIDAD. Para ello voy a contactar con la Energía Vital del Universo en las aguas puras y cristalinas que emergen en el nacimiento del rio Níger,  cuya fuente está ubicada cerca de Tembakuanda, en las montañas de Fouta Djallon, cerca de los montes Loma, en las tierras altas de Guinea Conakry, en el límite fronterizo con Sierra Leona. El rÍo Níger llega a tener una longitud de 4.180 kilómetros, atraviesa Malí, Níger, Benín y desemboca en Nigeria, en Port Harcourt, cerca de su capital Lagos, en el golfo de guinea, en el Océano  Atlántico. Por su longitud es el 13º  río del mundo y el 3º de África. El 85% de la población de Guinea es de religión musulmana y el idioma oficial es el francés, además de 24 etnias con sus respectivos dialectos.”

“En Guinea Conakry no disponemos de embajada española, sólo tenemos un consulado con representación diplomática y comercial.  Es la mañana de un jueves. Emprendo el  viaje en avión desde Barcelona hacia Guinea. Sobrevolamos el Sahara occidental, divisándose perfectamente las grandes dunas de arena,  y la extensa neblina de polvo marrón cubriendo  aquella parte del territorio africano. Es un espectáculo formidable e intimidador. Asusta pensar que si  nos sucediera algo inevitable es imposible subsistir allí abajo, con un sol abrasador y sin agua. Por fin aterrizamos en el aeropuerto, cojo un taxi y me desplazo a un hotel de la capital. Desde allí organizo mi salida para el día siguiente. Alquilo un todo terreno con chófer, para un viaje de ida y vuelta al nacimiento del rio Níger.  Al amanecer emprendemos la expedición con el depósito de gasoil  a rebosar, dos neumáticos de recambio y unos bidones  llenos de carburante. Donde vamos no hay gasolineras, ni talleres para reparar vehículos.”

“Continuamente nos paran en los controles militares  para identificarnos. Finalmente dejamos la carretera principal y nos adentramos en un terreno montañoso en dirección a la frontera con Sierra Leona. Hay tramos del camino en los que debo descender del vehículo para guiar y orientar al chófer, para sortear  las piedras sin romper el cárter o la barra de la dirección. Hay momentos que  solo avanzamos tres o cuatro km por hora. Tenemos el primer pinchazo. Cambiamos la rueda. Seguimos avanzando hasta que encontramos un control del ejercito que nos corta definitivamente el paso. El capitán del puesto, muy amablemente, después de comprobar mi pasaporte e insistir sobre el motivo de mi viaje, me exige un salvo conducto para poder llegar a mi destino, y me conmina a que retroceda. Así pues no me queda otra alternativa que regresar a la oficina del Departamento de la Región para obtener el correspondiente permiso administrativo.”

“Es la primera hora de la tarde del sábado, retrocedemos hasta la Prefectura de la zona. Hablo con el Jefe superior y me informa que esta clase de permiso sólo lo dan en la capital de la república, en Conakry. No me lo pienso dos veces. Tengo el tiempo justo. Descansamos unas horas por la noche y viajamos sin parar todo el domingo. Llegamos a primera hora de la mañana del lunes al edificio principal de los ministerios. Son las nueve en punto. Me reciben  al instante y concertamos una visita con la ministra de Turismo para las dos de la tarde.  Mientras tanto contacto con el cónsul de España. Me acompaña a visitar a la ministra,  y logramos que se comprometa a estudiar mi solicitud.”

“A la mañana siguiente gracias a los buenos contactos diplomáticos del cónsul en el país y a varias llamadas telefónicas de recomendación, recojo el salvo conducto que explícitamente me recomienda a todas autoridades militares y civiles de los Departamentos afectados en mi ruta, que me presten toda la ayuda necesaria para preservar mi seguridad  personal  y la  eficaz realización de mi Misión. Hay quienes para que desista, intentan asustarme, avisándome del enorme peligro que corro si tropezamos con los “niños soldado” procedentes de Sierra Leona. Dicen que si te cogen, te atan a un árbol con tus propios intestinos, y te dejan a merced de las alimañas  o animales  salvajes de la selva. No logran intimidarme. El Universo me protege y vela por mi.”

“Viajamos hasta el martes por la noche. Pernoctamos dentro del vehículo, delante del edificio del departamento Administrativo. A la ocho de la mañana vemos entrar a alguien.  Llamamos a la puerta del Jefe que nos había remitido anteriormente a la capital para obtener el permiso. Le muestro la orden ministerial, e inmediatamente convoca una reunión con los Gobernadores Civil y Militar de la región. Nos reunimos todos. Escuchan mi solicitud, y ordenan al capitán del puesto fronterizo allí presente, que nos acompañe y ayude en todo lo necesario para que llegue a mi destino: la Fuente del Níger.”

“En nuestra espera en Conakry compramos un juego  de neumáticos nuevo. Esta vez llevamos mas carburante. Considero que el primer intento fallido de llegar a la Fuente de la Vida, ha sido un aprendizaje para saber lo que  se necesita  para tener éxito en la Misión. Al fin estamos preparados. Emprendemos nuevamente el viaje. Sufrimos muchos inconvenientes. Embarrancamos varias veces al cruzar los ríos que encontramos a nuestro paso. Tenemos la buena fortuna de ser  ayudados por la gente de los alrededores cada vez que tenemos dificultades al atravesar los riachuelos. Nos traen palos, maderas y piedras. Las ponen debajo de las ruedas para levantar el vehículo. Me pongo al volante. Empujan todos a la vez intentando sacarlo del barro. No lo logramos. Como el camino tiene la pendiente cuesta arriba, se hace casi imposible avanzar con el fango cubriendo las ruedas. No podemos situarlo en terreno firme. Entonces es cuando decido intervenir personalmente. Concentro mi mente en la acción de la fuerza física de la gente, y mediante el poder  de la energía  intensificadora del Universo, impulsamos todos a la vez. Con el poder de mi  energía mental más la fuerza física añadida, conseguimos que la materia comience a moverse en la dirección deseada. Es el toque mágico necesario que hace levitar suficientemente el vehículo para salir del barro que nos retiene, y pasar a pisar terreno firme. Remprendemos  nuevamente el camino.”

“Al atardecer  llegamos a un pueblecito situado en la falda de los montes Loma. Somos muy bien recibidos por sus gentes.  Pasamos allí la noche. Nos reunimos todos para planificar la Gran Expedición de la mañana siguiente. El chófer se queda en el pueblo cuidando el vehículo y mi equipaje, esperando mi regreso. Me  acompaña el representante del Gobierno, un cabo y dos soldados como representación oficial del Gobierno de Guinea, un delegado del Jefe de la aldea que nos acoge y varios simpatizantes voluntarios, que comprenden la importancia de la Misión que me trae a este lugar,  y deciden incorporarse a  la “Peregrinación” de nuestro grupo expedicionario. Por primera vez oigo nombrar a “le Guardian de la Source”, como “el Guardián de la Fuente de la Vida” , y del pago del “Derecho” para acceder al Santo lugar.”

“Antes de despuntar el día, empezamos a prepararnos para salir. Hace un calor sofocante. Tenemos la máxima humedad relativa. Unos 30º C de temperatura. Hay muchos mosquitos que no dejan de picarnos. Empezamos a ascender a la montaña hasta llegar a un altiplano, donde habita otra etnia africana, con su lenguaje propio, y sus costumbres ancestrales. En realidad estamos cerca de la frontera con Sierra Leona. De repente caen continuos chaparrones de agua. El suelo arcilloso está muy resbaladizo, y mi ropa está chorreando. Pero sigo ascendiendo y sudando cantidad. Voy delante del grupo de expedicionarios. La Energía  Vital del Universo fluye en mi intensamente. Subo la pendiente con verdadera fuerza impulsora. Llego a la cima de la montaña junto al guía. Todos están sorprendidos por mi fortaleza física. Ellos ignoran que pido continuamente ayuda al Universo y que al ser correspondido, me convierto en pura Energía Vital.”

“Andamos un largo trecho hasta llegar a la aldea donde vive “el Guardián de la Fuente de la Vida”. Nuestro grupo esta formado por unas quince personas. Inmediatamente que es detectada nuestra presencia en el poblado,   avisan al jefe principal de la aldea, que se presenta  junto el consejo de ancianos en pleno. Nos reunimos en el centro de la aldea, rodeados de chozas. Tomamos asiento formando un círculo. A un lado se sitúa el consejo tribal. En el otro semicírculo  y a mi derecha, se sienta el representante del Gobierno de Guinea, y a mi izquierda el representante del pueblo vecino. El resto de los acompañantes cierran el círculo.”

“Delante de mi, junto al jefe, esta situado “el Guardián de la Fuente”, y los demás Ancianos. Iniciamos las presentaciones y les explico detalladamente el motivo de mi presencia, el porqué de mi llegada desde tan lejos para visitarles, y solicitarles permiso para acceder a tan Mágico lugar. Yo les hablo en francés, y seguidamente se les traduce a su lengua nativa. Primero hablan de sus problemas y peticiones vecinales al Gobierno de Guinea y luego entramos en mi  peculiar cuestión personal. Me explican que tengo que pagarles un ”Derecho” para acceder a la ”Fuente de la Vida”. Les habían  visitado anteriormente antropólogos americanos, rusos, canadienses y  japoneses, y todos habían pagado el “Derecho”.

“Empieza a lloviznar. La lluvia va calando en mi cuerpo. Nadie se mueve. Seguimos regateando el justiprecio del “Derecho” que me corresponde pagar, como suele hacerse en África, no escatimando tiempo alguno en tan menesterosa labor. Siguen las ofertas y  las contraofertas, las reuniones, los cónclaves, las idas y venidas y las opiniones diversas. Nos ofrecen platanitos para entretenernos, y naranjas para mondar que sacian nuestra sed y hacen mas llevadera la espera. El Jefe acepta mi última oferta de precio a pagar por “el Derecho”, y “Le Guardián de la Souce” se decide a acompañarme a la “Fuente de la Vida.”

“En este momento comprenden que yo también soy “EL GUARDIAN DE LA FUENTE DE LA VIDA”  Y DE TODAS “LAS FUENTES DE ENERGÍA VITAL EXISTENTES EN EL UNIVERSO Y EN EL PLANETA” Y EL ENCARGADO Y EL REPRESENTANTE DEL UNIVERSO PARA MANTENER EL EQUILIBRIO Y LA ARMONÍA ENTRE NUESTRO PLANATA Y LA HUMANIDAD”,  y que la  Misión que vengo a realizar es el acontecimiento mas importante que les ha sucedido en su vida. Por fin penetra la Luz en su entendimiento, y comprenden la trascendencia de mi Misión. Me permiten que les abrace a todos ellos con mi Energía Vital. Primero al Jefe, luego a todos los Ancianos, y cerrando el protocolo del ritual de mi aceptación y bienvenida, abrazo al  “Guardián”, el brujo de la tribu. Finalmente así vencida la reticencia e innata animadversión del “Guardián” hacia un posible competidor o desconocido contrincante, acepta y reconoce la  especial naturaleza de mi persona.”

“Ya todos unidos con el “Espíritu de la Energía Vital del Universo”, salimos de la aldea y comenzamos a andar en procesión  por el camino que conduce a la “Fuente de la Vida”, ahora encabezada por el “Guardián de la Fuente. El cielo está despejado de nubes .El sol deslumbra por su intensidad. Hace un calor sofocante y sopla una leve brisa. Seguimos andando por un cañizal altísimo que sobrepasa nuestras cabezas. Sigo el sendero natural improvisado  por las pisadas del grupo. Solamente veo a la persona que camina muy ligera delante de mi. No hay camino, ni vereda para acceder a donde vamos. Andamos campo atreves.  Se oye un gran jolgorio de cantos  y melodías de todas las clases de pájaros, como un coro angelical. De repente salimos a campo abierto y nos encontramos frente a un  espeso bosque.  Un paradisíaco  lugar. Entramos dentro de su espesura. Pasamos de oír los cantos angelicales de los pájaros del exterior a un silencio profundo y sobrecogedor, sólo interrumpido por el sonido al brotar el agua pura y vital que emerge del subsuelo. Estoy en el “Gran Templo” edificado por la  misma Naturaleza, envuelto por toda la Corte Celestial. Las copas de los altísimos arboles impiden el paso a la deslumbrante luz solar.  Dentro, el reflejo de la luz se torna tenue, envolvente. Hemos franqueado una nueva frontera y entramos en otra dimensión “espiritual”.”

“Todos los presentes estamos sobrecogidos y expectantes. Vemos ante nuestros propios ojos como brotan del suelo tres  hermosos manantiales de agua cristalina, independientes, separados pero próximos entre sí, que convergen en un único cauce, formando el principio del nacimiento del río Níger. Es la fusión viva de la trilogía formada por “el cuerpo”, “la mente” y “el espíritu” en “ El Uno – La Vida”, juntándose en una sola “Naturaleza” originadora de “La Existencia de la Vida”. Saco el “comunicador” de mi bolsillo superior, me pongo de rodillas, lo sitúo sobre aquella superficie sagrada, y me pongo en “comunicación” con “la sabiduría” del Universo. Las aproximadamente treinta personas que me acompañan  al ver mi gesto comunicador, se arrodillaron también. Y sin esperar un momento mas, empiezo a “Invocar”:  “NOS, EL MAESTRO SANTIAGO ENVIAMOS, PROPAGAMOS, POTENCIAMOS E INTENSIFICAMOS LA “ENERGÍA VITAL DEL UNIVERSO” A TODAS LAS FUERZAS DE UNIVERSO, A TODAS LAS ENTIDADES, A TODOS LOS ESPÍRITUS DE NUESTROS ANTEPASADOS, Y A TODOS LOS ESPÍRITUS DE LA NATURALEZA, PARA MANTENER EL EQUILIBRIO Y LA ARMONÍA ENTRE NUESTRO PLANETA Y LA HUMANIDAD.”

“Termino mis afirmaciones y peticiones al Universo,  y “el Guardián de la Fuente” comienza también sus oraciones tradicionales. Finaliza  sus rezos. Nos levantamos. Nos introducimos en las fuentes de agua, en los mismos ojos del rio donde nace la Vida que nos permite existir. Nos sumergimos en el agua. Hacemos las ablaciones. Impongo mi mano derecha sobre la cabeza de todas y cada una de las personas que  me acompañan,  y finalmente al propio “Guardián”, que también lo solicita.”

“Salimos del “Gran Templo de la Naturaleza de la Existencia de la Vida”, con recogimiento. Extasiados por las sensaciones y vibraciones que estamos viviendo. Nos encontramos en el camino  de vuelta al rio Níger recién nacido. Pero para atravesarlo tenemos que pasar descalzos por encima de dos largos juncos atados entre sí, apoyados en los bordes superiores del cauce. Me quito las botas y las tiro a la otra orilla. Uno de los soldados se ofrece a ayudarme. Me coge de la mano y el Universo hace que perdamos el equilibrio y caemos los dos al agua. El río tenía ya casi un metro y medio de profundidad. Salimos bien mojados, refrescados e “Iluminados” por el agua del río sagrado. “El Espíritu” del río Níger aprovecha la “casuística” de la circunstancia del momento presente, del “aquí y ahora”, y se reafirma potenciándome físicamente con este abrazo maternal y envolvente de la Energía del Amor Espiritual. Seguimos caminado por la pendiente, regresando hacia la falda de la montaña, deshaciendo lo andado tan trabajosamente por la mañana. Atardece. Llegamos a la aldea donde el chófer me está esperando. Pasamos la noche en este tranquilo  y acogedor lugar.”

“He completado totalmente la Misión, con un éxito absoluto y pleno. Ya amanece. Emprendemos el camino de regreso. Mi amigo conductor alucina cuando los militares nos paran en los puestos de control,  le piden la documentación, y en su lugar les entrega nuestro salva conducto. Lo leen detenidamente,  nos miran fijamente, hasta que se cuadran, nos saludan militarmente, levantan la barrera y nos dejan proseguir, en lugar de ponerle una multa, como siempre hacían, por tener caducado el permiso de circulación del vehículo. Finalmente llegamos al aeropuerto con tiempo suficiente para coger el vuelo. Subo al avión y regreso felizmente a Barcelona.”

“DOY LAS GRACIAS AL UNIVERSO POR CUIDARME Y PRESERVARME LA VIDA Y LA EXISTENCIA, EN ESTA VERDADERA E IRREPETIBLE PEREGRINACIÓN.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s