El Maestro viaja al nacimiento del Río Amazonas

MAESTRO SANTIAGO VIAJA A PERÚ, EN PERIGRINACIÓN A LAS FUENTES DEL NACIMIENTO DEL RÍO AMAZONAS.

“El objetivo de mi viaje a Perú es MANTENER EL EQUILIBRIO ENTRE LAS FUERZAS DE LA NATURALEZA, Y PROPAGAR, POTENCIAR E INTENSIFICAR LA ARMONÍA ENTRE NUESTRO PLANETA Y LA HUMANIDAD. Para ello voy a contactar con la Energía Vital procedente del Universo que fluye en las aguas purificadoras que emergen en el nacimiento de los ríos Ucayali y Marañón, que uniéndose en Iquitos conforman el caudaloso Río Amazonas.”

“Después de un largo vuelo transcontinental procedente de Barcelona llego muy ilusionado al aeropuerto de Lima. Es media mañana de un día soleado. Hace algo de frío. Inicio mi periplo peruano desplazándome inmediatamente a la ciudad de Cuzco en avión, cerca de las zonas montañosas encauzadoras de las primeras aguas que conformarán el Río Amazonas, el más caudaloso y largo del mundo.”

“Me desplazo en un pequeño tren de vía estrecha hasta llegar al pueblo de Aguas Calientes. Recorro a pie el largo camino del Inca hasta llegar al Valle Sagrado. Subo hasta el Machu Picchu para visitar las ruinas de la antigua capital del Imperio Inca. Contemplo extasiado la belleza de su entorno natural, la verde vegetación de sus montañas, las cuidadas terrazas en sus agrestes faldas, las nubes envolventes desplazándose horizontalmente y a media altura, o las brumas oscuras al atardecer. Arriba, en el centro de las construcciones de piedra, está el Altar de las ceremonias religiosas, de los sacrificios, de los ritos ancestrales, de las invocaciones a “Inti”, el “Dios Sol”. Por la noche, encima del Altar está la bóveda celeste invitando a la contemplación delas infinitas estrellas del firmamento, con sus constelaciones en constante y permanente movimiento. Todo un Universo de Universos infinitos sin fin, contenedores de los más profundos e intrigantes misterios de la existencia de la vida, representado por “Coricancha”, el centro del universo religioso Inca.”

 

“Los Incas trataban de estar en armonía con la naturaleza que les rodeaba, divinizando su entorno natural. Tenían como dioses a los seres del mundo circundante: los ríos, las lagunas, las lluvias, el sol, la luna… . Su principal creencia religiosa estaba representada por el Sol. Adoraban también a varios dioses mitológicos con sus propios ritos y ceremonias en honor de cada divinidad. Creían que cada cierto tiempo se produce un caos obligando a los dioses a intervenir en sus vidas.”

“Paso la noche en Aguas Calientes y aprovecho para bañarme en sus antiquísimos baños termales. A la mañana siguiente regreso en avión a Cuzco. Alquilo un vehículo con chófer y salgo por carretera hacia el nacimiento del río Apurímac. En “quechua” Apu Rimac significa el “Oráculo” o el “Gran Hablador”. Es el mas poderoso de los sistemas adivinatorios Incas. Habla a través de los turbulentos rápidos del río.”

“Sigo desplazándome hacia la cordillera de los Andes. Llego hasta la ciudad de Arequipa. Paso allí la noche. A la mañana siguiente reenprendo el viaje. Hacia el mediodía llego al pie de la Fuente del río Apurímac (700 Km de longitud), en el “Nevado Mismi”. He llegado por fin a la Fuente más lejana de todas las Fuentes de sus respectivos afluentes existentes en la cuenca amazónica. El agua de la nieve fundida surge en la misma falda de una árida montaña del “Nevado” (5597 m de altitud). Nace entre la nieve fundida y abundantes rocas y arbustos que hay en su camino. Se forma así el primer riachuelo que va creciendo al descender, aumentando el cauce en su continuo fluir, en su permanente andar corriente abajo. Con un recorrido de 7800 Km se convierte por su longitud, su caudal, la superficie de su cuenca y la amplitud de su delta, en el mayor y mas importante Río del Planeta.”

“Situado al pie de la montaña del “Nevado Mismi”, en el centro de la misma Fuente del nacimiento del río Apurímac, el primer ramal originador del gran río Amazonas, AFIRMAMOS: NOS, EL MAESTRO SANTIAGO, ILUMINAMOS, PROPAGAMOS, POTENCIAMOS E INTENSIFICAMOS LA “ENERGÍA VITAL DEL UNIVERSO” PARA TODO EL CONTINENTE SUDAMERICANO, PARA TODAS LAS FUERZAS DEL UNIVERSO, PARA TODAS LAS ENTIDADES, PARA TODOS LOS ESPÍRITUS DE NUESTROS ANTEPASADOS, Y PARA TODOS LOS ESPÍRITUS DE LA NATURALEZA, PARA LOGRAR MANTENER EL EQUILIBRIO Y LA ARMONÍA ENTRE NUESTRO PLANETA Y TODA LA HUMANIDAD.”

“A continuación, realizada la primera parte de mi programa regreso a la ciudad de Lima en avión, para seguir mi Peregrinación hasta la confluencia de los ríos Ucayali y Marañón en la ciudad de Iquitos. El río Apurímac es uno de los principales ríos de Perú. En el siguiente tramo se le denomina río Ene y luego río Tambo. Al unirse con el río Urubamba forman el río Ucayali (1771 Km de longitud).”

“En Lima alquilo otro vehículo con chófer y me dirijo al nacimiento del río Marañón, el otro principal afluente que forma el río Amazonas. Viajo hacia el glaciar del Nevado de Yapura (5800 m de altitud), en la cordillera Raura, cerca del limite con Lima, al norte del centro de los Andes. Hago noche en el camino. A la mañana siguiente llegamos a la falda de la cordillera. Remontamos el curso del pequeño río Cayco en dirección norte, hasta llegar al final de los caminos transitables para el “todo terreno” que conducimos . Aún seguimos avanzando un poco más, campo a través, entre los páramos, y extensos sembrados de yuca que grupos de campesinos están recogiendo. Avanzamos siguiendo las decantaciones naturales del terreno. Nos adentramos hasta lugares muy primitivos e inhóspitos.”

“Entramos en alguna que otra aldea indígena, auténticos descendientes de los antiguos incas. Viven en precarias condiciones. Sus casas son comunitarias. Están construidas de adobe de fango y paja . Tienen una sola planta. La cocina es comunitaria, así como los dormitorios. Tienen algunos animales domésticos: lamas, mulas, asnos, cabras, perros. Disponen de algún cerdo, algunas gallinas y poco más. Por estos lugares hace un frío muy intenso. Los excrementos de los animales se utilizan para calentarse. No disponen de agua potable. Los hombres jóvenes inmigran a las ciudades en busca de una vida mejor. Las mujeres se quedan cuidando la casa, la tierra y los numerosos hijos. Sólo salen del interior de los cobertizos cuando el sol está muy alto y sus rayos calientan la tierra y empieza a fundirse el hielo formado durante la noche. Cuando cae el sol vuelven a encerrarse en su vivienda.”

“Por el camino encontramos alguna caravana de indios nativos montados a caballo. Conducen los mulos con las alforjas cargadas de productos del campo. Se dirigen a la civilización para intercambiarlos por las cosas que aquí carecen. Me comenta mi acompañante que debido a la escasez de hombres jóvenes disponibles, cada uno tiene varias mujeres en diferentes poblados. Pasan unos días con cada esposa. Hay un cura católico que les visita cada tres meses aproximadamente. Procura evangelizarlos dentro de una gran tolerancia. Los indígenas sigue aferrados a sus tradiciones, a sus necesidades y a su supervivencia. El grado de rechazo a lo que representamos se pone de manifiesto en la chiquillería de los poblados. Cuando ven nuestro “todo terreno”, dejan sus juegos, se quedan expectantes observándonos, hasta que arrancan a correr tras nuestro vehículo tirándonos piedras y algunas flechas con sus pequeños arcos de juguete, con gran griterío y mala intención. Indudablemente las reminiscencias guerreras y salvajes del pasado indígena, subsisten aun en los relatos demitos y leyendas que los mayores siguen contándoles, por la noche, con toda la familia alrededor del fuego, a estos niños embelesados aún por las grandes gestas guerreras de sus antepasados divinizados.”

“Estamos cerca del glaciar del Nevado de Yapura. Ya no queda más camino accesible para el “todo terreno”. A lo lejos diviso un pequeño puente se madera que atraviesa el inicio del río Gayco. Dejo al chófer al cuidado del vehículo con mis pertenencias. Le digo que regreso en unas horas, y emprendo solo el último trayecto para alcanzar el nacimiento del río Marañón. Ya falta poco. Alcanzo el pequeño río que proviene de la Fuente de la Vida, con el transcurrir de las aguas puras y cristalinas de la nieve fundida en el Glaciar del Nevado. Recojo con las dos manos el agua que da la Vida a nuestra Existencia, bebo de ella, refresco mi frente, mi cara, mi cabeza, mis brazos y antebrazos, mi nuca. Entro en el Río Iluminado y me sumerjo totalmente en Él, Y AFIRMAMOS: NOS, EL MAESTRO SANTIAGO, EL REPRESENTANTE DEL UNIVERSO, EL ENCARGADO DE CUIDAR Y PRESERVAR EL MUNDO, Y QUE LAS ENFERMEDADES NO DISTRUYAN LA VIDA DE LOS HOMBRES. POTENCIAMOS A TRAVÉS DE LA ILUMINACIÓN DE ESTA FUENTE DE LA VIDA A TODA LA CUENCA DEL RIO AMAZONAS, CON SUS AFLUENTES, SU DELTA, Y POR EXTENSIÓN A LOS OCÉANOS DEL PLANETA, AL MISMO PLANETA Y A LA HUMANIDAD, PARA QUE FLUYA EL EQUILIBRIO Y LA ARMONÍA EN EL ECOSISTEMA.”

“Regreso hasta el vehículo y tomamos el camino de vuelta en dirección a Iquitos. Empieza a llover intensamente. El camino se hace intransitable. Intentamos encontrar un punto para cruzar una cañada inundada por la crecida corriente. Vadeamos la orilla y decidimos atravesar el arroyo. Al llegar al otro lado e intentar pisar terreno firme, las ruedas del vehículo empiezan a patinar, a hacer “el molinete”. Estamos atrapados. El nivel de agua sigue subiendo y nos va a arrastrar corriente abajo. Mi acompañante me dice que si no tenemos a alguien que nos empuje no saldremos de esta. Me llega la idea en este preciso momento. Le digo que coja un poco de carrera, que pise a fondo el acelerador, sin miedo. Allá vamos. Me reafirmo intensamente en la Fuerza y el Poder de la Energía Vital del Universo. Pongo mis manos debajo del tablier delantero del coche. Con la posición de la palmas de las manos hacia arriba. Empujo con ellas y mi mente, hacia delante y arriba. Levitamos lo suficiente para arrapar sobre el terreno firme y avanzar nuevamente. Menudo susto hemos pasado. Mi compañero alucina. Gracias al Universo podemos ahora contarlo. Estamos vivos.”

“Vamos siguiendo el curso de las aguas del río Gayco hasta fundirse en las lagunas de Santa Ana y Lauricocha. A partir de este punto seguimos en dirección norte pasando por diferentes localidades bañadas por el río Marañón. Después de recorrer cerca de 1.600 Km, se une con el río Ucayali, dando nacimiento al gran Río Amazonas, cerca de la localidad de Nauta en el departamento de Loreto.”

“Llego a Iquitos al anochecer. El camino está lleno de troncos, ramas rotas y árboles atravesados. Termina de pasar una fuerte tormenta acompañada de un viento huracanado. Encuentro alojamiento para pasar la noche y rápidamente comienzo a organizar la manera de llegar a la confluencia de los ríos Ucayali y Marañón. Iquitos esta situada a 115 Km por carretera o a 14 horas de lancha de la localidad de Nauta. Decido hacer la mayor parte del trayecto por carretera, y a unos 20 Km de la unión de ambos ríos, embarcaré en una lancha motora.”

“Se me recomienda que me lleve un buen “anorak” para protegerme del fuerte viento y del intenso frio que voy a pasar en medio de las intensas corrientes fluviales del interior del Amazonas. Llego a primera hora de la mañana por carretera al amarre donde me espera un buena lancha con motor “fuera borda” y sus dos tripulantes. El piloto y un ayudante. Iniciamos la marcha ascendente del río Amazonas. A contracorriente. La inmensidad del Amazonas impone. Parece un gran mar. Las orillas apenas se aprecian. Seguimos remontando el río durante mas de dos horas. La fría brisa marina va calándome los huesos. El sol aprieta. La humedad relativa es altísima. La corriente del río es muy fuerte. Llego por fin a la confluencia de los dos ríos. Las aguas de las Fuentes de todas las Fuentes, de todos los afluentes, de todos los ríos llegan aquí y forman un solo cauce, un solo caudal, y un único río: el gran Río Amazonas. El más caudaloso y largo del Planeta. El Río que tiene la cuenca amazónica con la mayor superficie del Planeta. El que recoge todas las aguas fluviales de Perú, Brasil , Colombia, Ecuador y Bolivia. Es el mayor ecosistema del mundo. Es el gran pulmón que sustenta la selva amazónica. El Rio Amazonas es el mas extenso y caudaloso cauce de agua ubicado en Sudamérica. Recorre el continente de oeste a este, desde las cumbres de la cordillera de los Andes en Perú hasta la costa atlántica del Brasil. El sistema fluvial del Amazonas tiene más de 1000 ríos tributarios importantes.”

“Paramos el motor de la lancha en medio de la confluencia de las dos corrientes fluviales que se unen y conforman una sola. Mientras la corriente nos arrastra río abajo. En el silencio de la inmensidad de un mar de agua vivificada, dentro del Río, en el punto central del ecosistema amazónico AFIRMAMOS: NOS, EL MAESTRO SANTIAGO, INVOCAMOS AL UNIVERSO PARA QUE CON SU ENERGÍA VITAL INTENSIFIQUE LA VIDA E ILUMINE LA EXISTENCIA DE LA VIDA DE LA HUMANIDAD EN EL EQUILIBRIO Y LA ARMONÍA CON NUESTRO PLANETA Y LA NATURALEZA DE SU ECOSISTEMA.”

“Después de esta solemne “Afirmación” damos media vuelta y regresamos a Iquitos. Montamos en el vehículo alquilado y emprendemos el viaje de retorno a Lima capital. Llegamos puntuales al aeropuerto. Después de lo que hemos pasado juntos, mi acompañante y buen amigo me pide que le dé mi Bendición . Se la doy de todo corazón y le deseo mucha suerte de la buena, que hago extensiva a toda su familia. Nos despedimos con un fuerte y sentido abrazo. Seguidamente emprendo el primer vuelo que sale en dirección a Barcelona – España.”

“DOY GRACIAS AL UNIVERSO POR MANTENERME SANO Y SALDO Y POR AYUDARME A REALIZAR LA MISIÓN ENCOMENDADA CON PLENO ÉXITO.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s