Papá Noel (Santa Claus) & Maestro Santiago

maestrosantiago_papanoel2Todo comenzó hace algunos años cuando decidí dejar de afeitarme y dejar crecer una larga barba hasta que alcanzara su verdadero estado natural.

En mis diferentes viajes a la India, mi barba, en aquel entonces muy era muy tupida y grisácea e infundía un gran respeto a la población nativa. Me daba un aspecto de “santón” hindú, de místico, de persona poseedora de la sabiduría. Era tratado con gran respeto y curiosidad por la gente. En aquella época solía llevar una cinta roja o anaranjada alrededor de mi cabeza, y una lentejuela dorada, con polvo de oro, en el entrecejo de mi frente. Mi integración con las costumbres era tal que los viajeros occidentales pensaban que llevaba muchos años viviendo en aquellos remotos parajes. Me convertí en un verdadero “Baba” (Padre). Mi nombre hindú es Baba Sri Kalki. La rencarnación de gran Avatar hindú.

Viajé por diversos países de África. Especialmente por el centro del continente. Estuve en Nigeria, Guinea Conakry, Congo, Ruanda, Uganda, Burundi, Sudan, Etiopía, Egipto. Siempre con mi barba grisácea, ya mucho mas blanca por el trascurrir del tiempo. Curiosamente los jefes de las étnias tribales me veían también como un “Baba” (Jefe), que para ellos significa persona venerable, con el “Poder” de la sabiduría y el conocimiento ancestral. Se me puso el nombre de “Chief” Baba Ifá Irawó, que significa “Cometa o Estrella anunciadora” que trae el conocimiento de la vida desde el Mas Allá.

En mi viaje al Tíbet, procedente de Nepal, debido a la falta absoluta de vello en los varones, mi larga barba banca originó verdadera admiración y curiosidad entre el pueblo tibetano femenino. Las mujeres jóvenes me piden en prostación que les permita tocar mi blanca barba con sus manos, pues creen que les das muy “buena suerte” y les revitalizas su fertilidad. Me llaman Rimponché, que es como nombrarme Maestro budista.

En algunos países americanos se interpreta mi presencia con la barba blanca como un el ”poder del sanador espiritual”. En el caribe y países de su entorno me aceptan como un “Oluo Babalawo” de la cultura afroamericana.

En Occidente me ven por mi aspecto, como un Maestro, metafísico, antropólogo, investigador, filósofo, teólogo, libre pensador. En mis diversas expediciones a los mas recónditos lugares del Planeta soy un pionero en la búsqueda de la potenciación de la Energía Vital del Universo en el Planeta para la mejora de la Humanidad. Un humanista que dedica su vida al estudio psicológico de la mente del ser humano, con sus deseos, ilusiones, ansiedades, miedos, justificaciones.

Estos últimos años, especialmente cuando se acercan las fiestas Navideñas, andando por la calle me encuentro a niños pequeños acompañados por su mamá o sus papás. Me miran con gran sorpresa y curiosidad, y se con toda seguridad que a continuación voy a oír la exclamación: “¡mamá!, ¡mamá! He visto a Papá Noel”. Cuando voy de compras a los grandes almacenes, no puedo evitar las miradas curiosas, ni siquiera de las personas mayores.

Hasta ahora no le he dado demasiada importancia a estos hechos. En diciembre del pasado año fui en una expedición en barco a redescubrir la Antártida, emulando a los primeros descubridores del continente. Llegamos al Círculo Austral el 24 de Diciembre. En la cena de la noche de Navidad toda la tripulación y servicio del comedor llevaban puestos unos gorritos de Santa Claus, recordándonos desde el Polo Sur la importancia de un día tan señalado en todo el mundo, especialmente en Finlandia, en el Círculo Polar Ártico, un lugar tan lejano geográficamente y tan cercano climática y energeticamente. Con mi aspecto físico me sentí un Papá Noel auténtico. Y sin llevar siquiera el gorro de Papa Noel. Como si a mi alrededor se hubiera montado una escenografía navideña que me acompañaba en tan feliz momento de la realización de mi gran ilusión antropológica. Era la madrugada del 25 de Diciembre. Por fin divisábamos la Antártida. Nadie me gastó una sola broma por no llevar el gorro de Papa Noel. No hubo ni un comentario al respecto. Si hubo miradas cómplices, y una gran curiosidad y respeto hacia mi persona y mi larga barba blanca. Sentí que la ficción y la realidad se fundían en las mentes de aquellas personas en aquel mismo instante. Que todo lo que imaginé, afirmé y creí, finalmente se realizó, cumpliéndose así mi deseo. El continente blanco estaba a nuestro alcance. Hoy mismo pisaríamos la tierra cubierta de nieve congelada. Allí mismo tomé la nueva determinación de viajar el próximo mes de Abril al Polo Norte Geográfico para seguir profundizando en el “Mito” y la “Realidad” de Santa Claus & Papá Noel & Los sueños hechos realidad.

A fines de marzo cogí un avión desde Barcelona camino de Oslo, capital de Noruega, en dirección al Polo Norte. A mi lado estaba sentado un joven finlandés que viajaba con un grupo de amigos que venían de pasar unas vacaciones en la Costa de Sol, en España. Entablamos una entretenida conversación. Iba a Reikiavik, y como buen finlandés, entusiasta de Santa Claus, salió a relucir la inevitable pregunta: ¿eres Papa Noel? Seguidamente me presentó a sus amigos como Papá Chrismas. Todo un detalle revelador de una imagen evocadora de un mismo pensamiento colectivo.

Mas tarde, cuando llegué a la estación itinerante rusa “Barneo”, partimos en helicóptero hacia el Polo Norte Geográfico. Fui recibido con sentidas muestras de afecto y tratado con mucha amabilidad. Me di perfecta cuenta que al verme bajar del helicóptero con mi anorak rojo y mi respetable y larga barba blanca, en pleno Océano Glaciar Ártico, las mentes de aquellos jóvenes expedicionarios rusos, me asociaron rápidamente con el espíritu navideño de Santa Claus & Papá Noel que estaba rondando por aquellas latitudes en aquel preciso instante.

Evidentemente este asociacionismo físico, espiritual y mental que se produce actualmente entre la imagen de Papá Noel, mi persona física y las mentes de otras personas, me hace reflexionar profundamente. Debo encontrar algo mas tangible que me ayude a comprender esta circunstancia tan especialmente fantástica. Voy a formular un nuevo deseo, aquí y ahora.

Mi nuevo deseo es pasar las próximas Navidades en el Círculo Polar Ártico, en Romanievi, Finlandia, en la dirección geográfica del Imaginario Navideño de Papá Noel & Santa Claus & Father Christmas & Maestro Santiago, y avanzar en la metafísica comprensión del mensaje Navideño y su “Poder realizador”, procedente de la Energía Vital del Universo, en relación a mi persona y a las otras personas que formamos parte de la humanidad.

EL MAESTRO SANTIAGO
Gran Metafísico Universal

Anuncios

¡Misión realizada! ¡Polo Norte Geográfico alcanzado!

POLOS COMUNICADOS. CENTRO DE ENERGÍA VITAL DEL UNIVERSO POTENCIADO E INTENSIFICADO.

El propósito original de mi viaje expedicionario al Polo Norte Geográfico ha sido completar la Misión Universal preestablecida en mi anterior Expedición a la Antártida, el pasado Diciembre de 2011. Una vez depositado en el Polo Sur mi “Comunicador”, como la representación de la Energía Vital del Universo en el Polo Magnético negativo, dentro del Círculo Polar Antártico, en el extremo Sur de nuestro planeta, era necesario “Plantar” la Presencia de otro “Comunicador” de Energía Vital en el extremo opuesto, en el Norte del Planeta, con las mismas características que el primero. El lugar escogido ha sido el propio Polo Norte Geográfico, dentro del Círculo Polar Ártico, en la superficie helada del Océano Ártico, estableciéndose así una comunicación virtual y física con la Energía de ambos Polos magnéticos y geográficos, envolviéndome y comunicándome entre ellos y con toda la ionosfera terrestre.

EL 30 de Marzo emprendía la Expedición hacia Noruega, saliendo desde Barcelona. Pasé la noche en Oslo y volé al día siguiente a Longyearbyen en las Islas Svalvard. La temperatura era de -15º C. Hacia mal tiempo en el Ártico. Tuve que esperar tres días a que mejorara el clima en el Polo Norte para proseguir la Expedición. Cuando llegó el buen tiempo, se pudieron establecer nuevamente las comunicaciones. La pista de aterrizaje estaba impracticable debido a la existencia de una espesa capa de hielo en su superficie. Se tuvo que volver dejar en perfectas condiciones para poder tomar tierra. Y mientras tanto continué mi camino al Polo Norte en un trineo tirado por siete leales perros, siguiendo un largo trayecto helado y cubierto por las nieves perpetuas. El día 5 se dieron ya las condiciones meteorológicas favorables para reemprender la expedición por aire. A las 6 a.m. embarcaba en un avión de carga ruso, hacia la base “Barneo”. A las 10h. llegaba a la estación derivante rusa situada sobre una gran témpano de hielo en pleno Océano Glaciar Ártico a 89º de latitud Norte. A continuación subía al helicóptero que me estaba esperando y en un vuelo de 40 minutos me dejó en el mismo Polo Norte Geográfico a 90º latitud Norte, el punto donde se unen todos los meridianos terrestres del Planeta. A las 12 a.m. del día 5 de Abril de 2012, con -40º C de temperatura tuve la inconmensurable satisfacción de pisar por primera vez el inaccesible Polo Norte, y realizar “la vuelta al mundo” cruzando todos los meridianos terrestres. Esto sí que es vivir una sensación única y un momento inolvidable y trascendental.

“LA MISIÓN HA SIDO REALIZADA. EL POLO NORTE GEOGRÁFICO HA SIDO ALCANZADO. LOS POLOS ESTÁN INTERCOMUNICADOS ENTRE SÍ Y CONMIGO. Y EL CENTRO DE LA ENERGÍA VITAL DEL UNIVERSO ESTÁ POTENCIADO E INTENSIFICADO TOTAL Y PLENAMENTE EN AMBOS POLOS.”

He tenido la buena fortuna de llegar al Polo Norte Geográfico causalmente el día de Jueves Santo, cuando la energía negativa de la Humanidad es redimida, transmutándose en la Energía positiva intensísima para las personas que viven en la Tierra. A través de la regeneración de lo negativo, se produce la resurrección de lo positivo. Es La Energía Vital del Universo la que finalmente transmuta permanentemente a toda la humanidad.
Mientras mi amigo Gerard estaba haciéndome unas fotos en el mismo Centro de la Energía Vital de Universo del Polo Norte, me situé tocando “el Poste indicador” de todas las direcciones del mundo procedentes del Polo Norte, Km0, y sosteniendo personalmente la bandera azul claro de la expedición al Polo Norte, fui rodeado espontáneamente en unos momentos, por dos docenas de compañeros expedicionarios que daban “la vuelta al mundo” a mi alrededor, bailando de alegría, corriendo unidos, dándose todos las manos, haciendo un círculo cerrado que se movía en la dirección opuesta a las agujas del reloj, y que fue atravesando uno a uno los meridianos imaginarios del Planeta que convergen en el 90º N. En aquel momento sentí que me convertía en el Epicentro de la Energía Vital del Universo de los Universos. El momento es único e irrepetible. Me pregunto si lo sucedido a sido casual, “causal”, o ambos efectos a la vez. Es pura metafísica. Un éxito completo y rotundo aceptado por la Inteligencia Cósmica del Universo a través de la Manifestación del Éxito y el Triunfo conseguido en Plenitud.
Deposité a mi “Comunicador” dentro de la masa de hielo polar, a cierta profundidad, y sobre la superficie cubierta de nieve por la ventisca dejé escrito con el dedo índice de mi mano derecha y para toda la eternidad: “EL MAESTRO SANTIAGO, EN EL POLO NORTE, 05-04-2012”. Este mensaje quedó inmediatamente helado y posteriormente sería cubierto por las próximas nevadas, anexionándose así al casquete de hielo Polar de 2 ó 3m. de espesor que cubre las profundas aguas del Océano Glaciar Ártico. Tuve la precaución de fotografiar este gran momento histórico para la posteridad.
Algunas de las fotografías y videos tomados en esta Expedición al Polo Norte Geográfico se han incorporado a la web expedicionesmaestrosantiago.org, y las fotos mas significativas pasan a formar parte de la Exposición Universal del Centro de la Energía Vital del Universo, en la colección de murales y transparencias gráficas representativas de las diferentes manifestaciones de ”Lo Espiritual en la naturaleza de las cosas”, y en el Centro de Estudios Metafísicos Universales que se encuentran en Barcelona España.
La siguiente Expedición está proyectada realizarse en el Círculo Polar Ártico para contactar con la Energía Vital de Universo de las Auroras Boreales, cuando la casuística del tiempo, espacio y comunicación con el Universo lo determine.

La grandiosidad de la Antártida

Amigos expedicionarios a la Antártida.

Ha sido un placer haber navegado juntos, emulando a los primeros descubridores del continente blanco del principio del s. XX, y poder experimentar nuevas e indescriptibles sensaciones en la grandiosidad de las heladas tierras mas meridionales de nuestro Planeta.

Gracias por haber compartido conmigo tan gratos recuerdos estas Navidades del 2012 en el Círculo Polar Antártico, en pleno solsticio de verano Austral.

El propósito de mi incursión en el Polo Sur, a sido “potenciar” e “intensificar” personalmente la “Energía Vital del Universo” en toda su grandiosidad, en la parte mas austral del Planeta para equilibrarlo y armonizarlo con la Humanidad.  Así  fue como lo sentí, al dejar una parte sustancial de mi energía personal “mi comunicador” con el Universo, en aquel metafísico, recóndito, misterioso e inexpugnable y mágico lugar, cubierto de grandes glaciares, montañas de hielo, copiosa nieve y majestuosos icebergs que al desprenderse de la masa Polar, se desplazaban a la deriva, mas allá en los confines del mundo. Me imagino que es algo parecido a la sensación que tuvo el primer astronauta que pisó la superficie de la Luna.

Después de mis innumerables viajes de investigación antropológica por la gran mayoría de países y de haber visitado el nacimiento de todos los míticos y grandes ríos de mundo, la próxima expedición a realizar es al Ártico, justamente en el Polo Norte Geográfico, el próximo verano Astral con el mágico Sol de Medianoche y las Auroras Boreales esperándonos. Posiblemente coincidamos con alguno de vosotros. El proyecto promete ser apasionante.

A todo el grupo expedicionario, ciertamente magnífico, muchas gracias por su compañía y ayuda. Al capitán Ernesto Barria y a los miembros de la tripulación muchas gracias por su eficacia, dedicación y profesionalidad, y habernos devuelto sanos y salvos a la civilización. Y al jefe de la expedición Stefan Kindberg y miembros de la organización de la ANTARTIC DREAM EXPEDITTION, mis felicitaciones por el trabajo bien realizado. Mi especial gratitud a Silvina, Lex, Randal y John, por su amabilidad y ayuda, así como al médico de abordo Dr. A. Gibbons, quien me auxilió cuando navegábamos con agitado oleaje en el mar de Drake.

Desde Barcelona –España os saludo muy afectuosamente, os envío mi  BENDICIÓN UNIVERSAL y deseo a todos, y a cada uno de vosotros junto a vuestras familias: PAZ, mucha SALUD, que la BUENA SUERTE os acompañe, y que tengáis un AÑO 2012 muy PRÓSPERO, FELIZ  y lleno de AMOR

Os recuerdo intensamente. Os llevo en mi corazón y en mi pensamiento. ¡ Hasta siempre!…