El Maestro Santiago viaja a Cuba para sacar la Letra Yoruba para el año 2013

Cumpliendo la tradición, el primer día del año tengo la buena costumbre de sacar mi “Letra del Año” y reafirmarme metafísicamente en mi plena unión con el Universo. Mi propósito es asegurarme la “Excelencia” durante mi futuro inmediato, con las máximas expectativas para mi salud espiritual y material y con el máximo “poder” para resolver las dificultades en las que me voy a encontrar en el trascurso del año, fortaleciendo también la unión con mi familia cubana, con todos mis ahijados y hermanos pertenecientes a la “Asociación Yoruba” que presido como Obá y favoreciendo a todos mis colaboradores repartidos por el mundo, para que la ENERGÍA VITAL DEL UNIVERSO les envuelva, potencie y fortalezca intensamente.

Cuando digo “poder” me refiero a la capacidad de comprensión y conocimiento de las cosas, y tener el entendimiento claro para modificar los acontecimientos presentes o venideros, y conducirlos con nuestras acciones premeditadas hacia la consecución de la felicidad. Se trata de encauzar estos sucesos impredecibles y convertirlos en ayudas potenciadoras  del camino determinado por el Universo, para cada uno de nosotros. Podemos así cumplir, como ser humano, la  “Misión” predeterminada y recomendada por el Universo, entregado al servicio de la humanidad.

Empezaré por deciros como “Gran metafísico”, que mis viajes y expediciones abarcan profundos estudios en la investigación antropológica de las diferentes culturas y creencias existentes en el mundo. Se da la circunstancia, que todas las creencias tienen sus propios sistemas adivinatorios, con sus diferentes métodos, muy concretos para predecir el futuro inmediato, con una forma diferenciada de Oráculo premonitorio de los acontecimientos determinantes de la vida individual y colectiva, de manera muy especial y única para cada corriente cultural.

El ser humano siente la necesidad de saber las circunstancias particulares que van a regir los próximos acontecimientos de su vida. Hace planes y previsiones para su vida, pero desconoce los acontecimientos naturales o sobrenaturales que se van a producir, y como van a suceder. Esta inseguridad, esta incerteza en el devenir, se traduce en la ignorancia de las cosas que pueden sucedernos. Somos ignorantes de los factores internos o externos que condicionan nuestra existencia.

Esta angustia vital, implícita en nuestro ser, nos lleva a la búsqueda de la “seguridad” en todo lo que nos rodea. Queremos controlar nuestro destino. Controlarlo todo. En realidad no controlamos casi nada o muy poco. Estamos como en medio de una tormenta en el mar, cuya intensidad y duración no depende de nosotros. Hay momentos en que la mar está calmada. Otros momentos esta terriblemente enfurecida. Dependemos de muchos factores externos que no podemos controlar. Somos como navegantes inexpertos que salimos a la mar sin apenas experiencia suficiente para enfrentarnos a los elementos que nos acechan permanentemente.

Con el tiempo vamos adquiriendo la formación necesaria para sobrevivir y evitar sucumbir a las adversidades. La realidad de vivir felizmente es difícil cuando se carece de la formación necesaria. Por esta razón me inicié en la “Sabiduría de IFA”, realizando profundos estudios de las tradiciones y las diversas culturas existentes en el mundo, con la misma finalidad transmutadora del alquimista, pero aplicado a la escala de valores en los “Atributos” humanos hacia “lo Divino” y  “lo Sublime” hasta alcanzar el “Estadio” Supremo “ de la Excelencia”.

La potenciación de nuestros  “Atributos” humanos, mediante la iniciación  inciática nos conduce felizmente a “la iluminación” del “Ser”. Nos da la orientación verdadera y el camino a seguir durante esta vida. Y para adquirirla hay que trabajar duro cada minuto del día, permanentemente, mientras vivamos. Así descubrimos la intemporalidad del ser humano, sus limitaciones, y que el tiempo es oro y hay que saber aprovecharlo.

IMG_0796“Se dice que hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa.” Y es verdad. Hay que saber esperar el momento propicio. Estar atento a lo que el Universo nos envía y actuar puntualmente. Todo llega a su debido tiempo. Siempre hay una oportunidad a nuestro alcance, para nuestro bien.

Y termino esta enseñanza recordando que “casi todo en la vida está dominado por la vanidad”. Esta vanidad, que es nuestra perdición, y que nos ciega y nos hace “correr tras el viento” de la inalcanzable perdurabilidad y permanencia terrenal.

Y comunicaros que la lectura e interpretación de mi “Letra para este Año” se ha cerrado con el ordun OTURA SA con  IRE OCHEKUN OTA OYALE TESI TIMBALAYE, que representa un “bien” firme y seguro en la salud, expresamente con el vencimiento de los obstáculos y las dificultades que se presenten, sea en lo espiritual, como también en lo material.

Y que hago expresamente extensivo este “Bien” recibido, a todos los miembros de nuestra “Asociación yoruba del Maestro Santiago” en Cuba, a todas mis magníficas colaboradoras del “Consultorio Universal” en España y también a todos  mis ahijados,  clientes y amigos expedicionarios repartidos por todo el mundo.  ¡Alabado sea el Universo!.

EL MAESTRO SANTIAGO
Metafísico, Expedicionario, Investigador, Potenciador e Intensificador de la Energía Vital del Universo en el Planeta y en la Humanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s