REISH, la vigésima de las Cartas Hebraicas

Reish es la letra número 20 del alfabeto
hebreo y también la número 20 de las “Cartas
Hebraicas”.
Valor numérico: 200. Significado: La Cabeza.
Planeta: Mercurio. Resplandor: Verde
Esmeralda.
Correspondencia Tarot: El Juicio.
A pesar de que la letra Reish se halla casi al
final del Alef-bet ( Alfabeto hebreo), su
significado es “cabeza” o “comienzo”.

Su forma física nos muestra el perfil de una
cabeza, una cabeza encorvada.
Sabemos que la inteligencia del corazón
desenmascara las trampas que tienden las
apariencias.
Si nos adentramos en la energía de Reish
podremos soltar precesos del intelecto y así,
dejar aflorar nuestra intuición, para, poder
oir los mensajes que nos manda nuestro ” Ser
de Luz”

La sencilla presencia de esta letra nos limpia
y nos produce una extraordinaria y agradable
sensación de ligereza.
La humanidad olvidó que formaba parte de la
Divinidad, de un Cuerpo Único. Al salir de
esta verdadera realidad entró en el pánico.
Empezaron a sentir que acechaban todo tipo
de peligros. Como reacción, se formó el ego y
todo lo que induce a la separación.

Reish es de una vibración inestimable para
liberar el alma de los reflejos de orgullo,
egoismo y separación.
Extraer a Reish significa que, en presencia de
esta vibración, podremos sanar nuestros
reflejos de miedo y retomar el camino a casa,
a la Luz y la Unidad.

Para meditar.
Reish pregunta:

Amado hijo de la Tierra, crees que eres dueño
de las cosas: hijos, dinero, casa….Pero ¿Te
atreverias a comprender que nada te
pertenece?
Amado mío ¿Aceptas entregárselo todo a
Dios, es decir, a tu propio Esplendor?

¿Aceptas inclinar la cabeza y dejarte vaciar de
todo lo que crees poseer, de todas estas
defensas ilusorias?
¿Tienes la fortaleza y el coraje de despojarte
de todo lo que todavía retienes en tu
personalidad, de cambiar el tener por el SER?
¿ Puedes abandonar todo deseo de adquirir lo
que te da valor a los ojos del ego para irradiar
lo que te da Valor a los Ojos de Dios?

Si eliges a Dios.. llámame, te ayudaré. Te
vestiré de Luz. Yo, Reish, soy la gran letra que
corona a los reyes. Gozarás de tu herencia de
Luz en el reino del Amor.
Reish es la inicial de Rafael, cuyo significado
es: “Dios cura”.

Anuncios

SHIN, la vigésimo primera de las Cartas Hebraicas

Shin, la letra veintiuno del alfabeto hebreo es
también la número veintiuno de las “Cartas
Hebraicas”.
Valor numérico: 300. Significaado : El diente.
Elemento: Fuego. Resplandor: Color Fuego.
Correspondencia Tarot: El Loco
En la forma forma física de Shin vemos tres vav,
cada una con una iud en la cima elevándose
desde un punto básico común. Símbolo de
simetría, la forma es de llama.

Shin reina sobre el elemento Fuego y brinda
ayuda para reconocer los regalos que nos trae la
vida.
Todo parte del fuego Divino, presente en toda la
creación así como, en lo más profundo de nosotros.
Su poder de creación es el precioso regalo de la
Vida.
Si nos comprometemos, sincera y honestamente
con nuestro Camino de evolución, la Gracia divina
viene a nuestro encuentro colmándonos de regalos.

A menudo, estos regalos se manifiestan de forma
sútil: contemplando una imagen de la naturaleza, en
una sonrisa de un desconocido, oliendo una flor..
Naturalmente, para poder apreciarlos, debemos mirar
con los ojos que ven más allá de las apariencias.
Extraer a Shin, del mazo de cartas, indica que, nos
será revelado nuestro poder creador, a la par que
hará que nos sintamos dinamizados, con ganas de
obrar, de crear armonia en nosotros y en nuestro
entorno.

Para meditar.
Shin pregunta:

¡Mi bien amado! Sé consciente de lo que atesoras en
tu interior: el Fuego. Se te ha dado poder y no lo
sabes.
¿Qué vas a hacer con tu poder de creación? Lo vas a
utilizar para crear la Unidad o la discordia, la Vida o
la muerte, el sufrimiento o la Alegría?
¿Aceptas depositar en mi hoguera purificadora tus
miedos, tus rencores y la visión limitada que tienes
de ti mismo?
¿Aceptas dejar atrás tus viejos ropajes para ofrecerte
desnudo a mi Sol?

¡Déjame amarte! Núnca te juzgo. Sé quien eres en
realidad, leo en tu corazón.
Permítete la Alegría de entrar en Mi y dejar que mi
fuego purificador regenere todo tu Ser.
¿Eliges pues que, la Vida omnipotente, que, la
Gracia anime tus pasos?

Si tu respuesta es “si” invítame a todos los actos
cotidianos de tu vida, a todos, por insignificantes que
te parezcan.
En comunión conmigo, tu vida llevará la huella del
Fuego alegre de la verdadera Vida.

TAV, la vigésimo segunda de las Cartas Hebraicas

Tav es la letra número 22 de las letras hebreas y también
en este caso, coincide con la número 22 de las “Cartas
Hebraicas” de Marie Elia.
Valor numérico: 400. Significado: El Signo de la Cruz.
Planeta: Luna. Resplandor: Azul Nocturno, corazón
Turquesa.
Correspondencia Tarot: El Mundo.

En la forma física de esta letra vemos una daleth unida a
una noun. Un sello o rúbrica.
La Tav, entre otros, tiene el poder de vincular y acuñar.
Liga el absoluto silencio de la meditación con la
comunicación amorosa entre las almas.
Ahora, es necesario ser completamente sincero, sobre
todo con uno mismo.
Aquellos que Buscan la Verdad Interior, encontrarán, en
Tav, una ayuda inestimable. No podemos obviar que esta
letra nos exige trabajo y esfuerzo para obtener éxito en
nuestra búsqueda.
Si extraemos a Tav del mazo de cartas, significa que,
nuestra alma demanda más claridad en nuestra vida. Una
situación debe ser reconsiderada y clarificada para poder
continuar.

Tav tiene la vibración de la palabra hebrea Maveth, la
muerte o transformación, y de la palabra Emeth, la
Verdad. No se trata, en realidad, de morir, sino de crecer
y transformarnos para hallar la Verdad que yace en lo
más profundo de cada ser humano, esperando a ser
descubierta, el aliento Divino, la Luz Divina.

Para meditar.
Tav pregunta:

Amado mío..¿Qué quieres en realidad?
¿Qué lugar ocupa en tu vida la búsqueda espiritual, de la
Verdad. Tu necesidad de amar?
¿Te sientes con fuerza para cambiar?
¿Por fin vas a dar el poder a tu alma de LUZ?
¿Estás listo para dejar de mentir a los demás, y ante todo,
dejar de mentirte a tí mismo?
¿Eres capaz de comprometerte con la Verdad sin
concesiones a los espejismos del ego?

¡Ha llegado el momento de lanzarnos en la dirección,
que, presentimos, justa!
Me inclinaré ante tu respuesta, sea cual fuere. No hay
nada más preciado para la Divinidad que, el libre
albedrío que, llena de sentido tu presencia en la Tierra.
Siéntete libre. Yo Tav, sé que no es sencillo.

Escogiste, nacer, a tus padres y todas las condiciones que
creíste necesarias para cumplir tu misión en la Tierra. Te
enfrentaste a pruebas cuyas cicatrices conservas, pero,
también te procuraste todas las ayudas que pudieras
necesitar para culminar tu empresa.

Yo, Tav, soy, hoy, la mano de Dios tendida hacia tí para
ayudarte en tu liberación.

KAPH FINALE, la vigésimo tercera de las Cartas Hebraicas

En las letras finales que, ahora vamos a ver, se produce
un cambio de forma, valor numérico y resplandor porque
se encuentran al final de una palabra.
En esta posición, la letra adquiere una dimensión
especial y particular. Son energías nuevas que siempre
adquieren la dimensión de cumplimiento de propósito,
de realización absoluta. Conservan las características de
la letra en sí pero potenciadas, sobredimensionadas.
Kaph finale es la número 23 de las “Cartas Hebraicas”
pero en este caso, no corresponde con el nº de la letra hebrea, que sigue siendo el 11.

El valor numérico Kaph Finale es 500
En su forma final, Kaph se abre un su parte inferior para
sumergirse en las profundidades, bajo la línea de
escritura. El significado de este cambio de estructura es
que el cuerpo se enraíza, se vincula a la Tierra.
El resplandor de esta letra y del resto de letras finales, no
se puede describir y excede cualquier tentativa de
representación. La más aproximada sería una especie de
oro plateado, tornasolado, irisado, con mil colores
sutiles.

Las nociones clave para Kaph y Kaph Finale:
-. El cuerpo, la copa, el contenedor, el lugar donde habita
nuestra alma, en la Tierra.
-. La acción de acoger, de recibir, de tomar.
-. Poder vencer la inercía inconsciente.
-.Triunfar, ganar la batalla a la cólera, la frustración, la
rebeldía, al ego separador.

En Kaph Finale, habremos logrado nuestro abjetivo.
Estraer a Kaph Finale, del mazo de cartas, significa que
estamos preparados para vivir conscientes del valor de
nuestro cuerpo humano-divino.
Indica que, estamos a punto de concretizar el Esplendor
del cuerpo resucitado.
Puede también, anunciarnos que, estamos en el camino
correcto para que esta relización tome forma.
Dicho de otro modo, por fin hemos escuchado y atendido
a esa voz que llama desde lo más profundo de nuestro ser
y que por mucho tiempo, en el pasado, fuimos incapaces,
no ya de obedecer, sino de tan siquiera oír, porque
vivíamos dormidos a la auténtica realidad.

En Kaph finale ya somos plenamente conscientes de que
todo, cuanto podamos necesitar, está dentro de nosotros
mismos. Las respuestas a todas nuestras preguntas están
incorporadas y por fin hemos sido capaces de despertar
poco a poco a la Verdad que, no tiene palabras y que
reside en el interior de cada ser humano.

La Verdad que puede realizarnos y hacernos sentir
plenos y completos.

MEM FINALE, la vigésimo cuarta de las Cartas Hebraicas

En Mem finale vemos las mismas características
que en las demás letras finales. Sabemos que,
cuando una letra se halla al final de una palabra,
se potencian al máximo las energías de la letra, y
que dichas energías incorporan la noción de
cumplimiento, de realización absoluta.

También sabemos que en las letras finales varía el
valor númerico, la forma y el resplandor. En todas
ellas el resplandor es indescriptible, toma un color
Oro plateado de gran viveza y brillo, difícil, por no
decir, imposible de explicar o representar.

Mem finale es la número 24 de las “Cartas
Hebraicas”, en las letras hebreas conserva el
número 13.
El valor numérico de Mem Finale es 600.
En la forma, cierra totalmente su apertura inferior,
presentando de este modo un espacio delimitado.
La Madre divina acoge en su pecho a todos los
Hijos que volvieron a los brazos de Ella. No falta
nada, el ciclo está completo.
Las nociones clave de Mem son:
-. El principio de la Madre duivina.
-. El renacimiento.
-. La reconciliación con nuestra madre humana.
-. El reencuentro con nuestra identidad divina, por
propia elección.

El espacio cerrado en Mem finale, nos muestra que
“todo” está en el interior de cada ser humano.
Nos indica que tenemos todo el potencial necesario.
Todo el Conocimiento y la riqueza del Universo
yace en el interior de cada criatura humana. Y por
tanto, existe la posibilidad de hallar en esta Vida, la
paz y la satisfacción, la plenitud que, de algún
modo, en su mayor parte inconsciente, buscamos
todos.
Mem finale es la realización de la rueda de la Vida
que, la mente humana, no puede entender. Es el
repliegue del espacio y el tiempo en el “Presente
eterno”.

La esencia de Mem y Mem finale es Amor.
Extraer esta carta indica que hemos elegido
libremente regresar a nuestra filiación divina,
es decir, somos plenamente conscientes de nuestra
filiacion divina. Nos reconocemos “Hijos de la
Madre divina”, bañados y protegidos en inmenso y
puro Amor, fuera de la trampa del ego, en nuestra
auténtica, verdadera Identidad.
Hemos nacido al mundo del Amor.

MEM FINALE, La vigésimo quinta de las Cartas Hebraicas

Continuamos con las seis letras finales. En este caso Noun Finale.

Se hallan al final de una palabra y en ellas se potencia al máximo las cualidades de la letra. Son energías que incorporan la noción de “realización absoluta” de las cualidades de cada letra. Esta letra, Noun Finale, es la tercera de las letras finales. En las “Cartas Hebraicas” ocupa el número 25 mientras que, en las letras hebreas continua conservando el número 14 de la letra Noun.

Su valor numérico es: 700. Su resplandor es el característico de las letras finales: Oro plateado, un tono indescriptible e irrepresentable a causa de sus múltiples matices.

Por lo que respecta a su representación gráfica, en Noun Finale, vemos que la parte horizontal de la base de Noun se vuelve vertical para sumergirse en las profundidades.

Es la viva imagen de la verticalidad penetrando en el corazón de la materia y uniéndola al Sol.

Noun nos pedía amar nuestras partes oscuras.

En Noun Finale nuestras partes oscuras han sido tan amadas que, se han vuelto ¡claridad!

Las nociones clave de Noun:

-El encuentro con nuestra sombra.

-Momentos de perturbaciones y cambios.

-Aprender Paciencia.

-La Virgen Negra.

Extraer Noun Finale del mazo de cartas nos indica que, el momento de la realización ya ha llegado y nos ayuda a cumplirla.

Esta carta es una bendición, de hecho todas lo son, pero esta energía nos hace Uno con nosotros mismos.

La más densa de las piedras se revela como pura luz y ya no aprisiona la espada del rey. Excalibur se erige desde la Tierra hasta los Cielos. Lo auténtico se ha manifestado. Has encontrado ese tesoro que tu cuerpo guarda. Y has dado dignidad al guardian. La verdad resplandece en tu interior y tu eres consciente, ya nada te puede perturbar. Estás listo para ser quien de verdad eres.

¡Se a cumplido la Alquimia Divina!

PE FINALE, La vigésimo sexta de las cartas Hebraicas

26Como hemos visto anteriormente con las letras Kaph, Mem, y Noum finales, es decir, colocadas cada una de ellas al final de una palabra, adquieren una dimensión distinta, una dimensión de cumplimiento, de realizacióon absoluta. En Pé finale ocurre exactamente lo mismo. El próposito de la energía de cada letra, en las finales, alcanza su máxima y completa realización. Pé finale es la número 26 de las “Cartas Hebraicas” pero no, en este caso, corresponde con el número de la letra hebrea que, sigue siendo el 17.

Por lo que se refiere al valor numérico ocurre algo parecido; en Pé es: 80 y en Pé finale pasa a ser: 800. Valor númerico de Pé finale: 800 Forma física de Pé finale: Vemos como la parte inferior horizontal se vuelve vertical llegando hasta la base de la línea de escritura. El resplandor de esta letra no se puede describir ni representar correctamente. Al igual que el resto de las finales. Lo más aproximado para describir su resplandor sería: Oro platedo, irisado, tornasolado con mil matices sutiles. Nocines clave de Pé:

Pé representa: La Boca

-.Algo tiene que ser expresado.

-.¡Cuidado con lo que decimos, el Verbo es Creador!

-.Aprende a escuchar a los demás.

-. El canto liberador.

Cuando el poder Creador del ser humano sube y surge por su palabra de Amor, ¡ésta tiene el poder de dar Vida a todo lo que toca! Pé finale significa que la potencia del Verbo puede ser oida en la materia más densa, más opaca, por los oídos que parecían más cerrados.

Extraer a Pé finale de la baraja viene a decirnos que ya somos capaces de escuchar, en la compasión, lo que puede parecer más difícil de oír o acoger y que lo somos gracias a las lecciones que nos enseñó Pé en el pasado.

Con la ayuda de Pé finale y en la consciencia del amor y la unidad de nuestro Ser divino, podremos expresar la palabra justa que sabrá tocar los corazones i Crear Vida.

TSADDÉ FINALE, la vigésimo séptima de las cartas Hebraícas

27Continuamos con las letras finales de características comunes. El cumplimiento de las energías pertenecientes a cada letra es el rasgo característico de todas ellas. En las finales se alcanza la máxima potenciación. Sólo hay seis letras finales en la baraja de las “Cartas Hebraicas”. Tsaddé es la quinta y precede a Aleph que es la última, la que cierra este grupo y el conjunto de las Cartas Hebraicas.

En Tsaddé finale, como en todas las demás vemos que varía el valor numérico, también lo hacen la forma y el resplandor.

Tsaddé finale es la nº 27 de las “Cartas Hebraicas” . En las letras hebreas Tsaddé es el 18.

Valor numérico: 900

En su forma física vemos que la base horizontal de Tsaddé se despliega verticalmente y se hunde en las profundidades de la materia y del cuerpo. La extraordinaria energía andrógina de la letra resplandece por todos los planos en perfecto equilibrio.

Resplandor: Oro plateado, irisado, lleno de innumerables destellos y matices que no permiten una representación ni descripción certera.

Nociones clave: Significado de Tsaddé: El Anzuelo, La Justicia.

-. El momento de una gran reconciliación.

-.Comprender la Justicia bajo la apariencia de injusticia.

-.Unión, matrimonio de lo masculino y femenino.

-.La era mesiánica.

El hombre y la mujer pueden encontrarse hoy y unirse en una dimensión insospechada, pues llega la era del Rey de la Justicia.

La Tierra y la Humanidad entran actualmente bajo la influencia de esta hermosa letra que rige el signo de Ecuario. La era de Acuario desvela la Verdad. Lo falso y todo lo que ha permanecido oculto durante largo tiempo sale a la luz.

Extraer Tsaddé finale del mazo anuncia la maravillosa FUSIÓN entre lo masculino y lo femenino en las Nupcias de lo Nuevo, en la subida de las dos serpientes del caduceo que, entrelazadas, forman Una. Anuncia también que, la Justicia divina está actuando y que podemos acogernos a su Amor para llenar la copa ofrecida de nuestro ser. Una verdadera era de Justicia divina está llegando visiblemente para los que han encontrado la Paz en su Corazón.

ALEPH FINALE, la última de las letras finales

foto_cartafinaleEn Aleph finale , como en el resto de finales se potencian al máximo las energías de la letra Aleph que, ya de por sí, son increíbles.

Aleph finale es la última de las letras finales y es la realización total de una energía que contiene la de todas las demás.

Aleph finale es la que cierra la baraja de las “Cartas Hebraicas”, la que concluye el círculo que inicia Aleph.

Es la número 28 de las cartas aunque por supuesto Aleph es la primera letra del alfabeto hebreo.

El valor numérico y la forma no varían en este caso, pues la esencia de Aleph es inmutable.

Aleph finale representa la realización absoluta, la coronación suprema.

En ella el hombre se descubre rey.

Es el plano vibratorio del Mesías, del hombre-Cristo.

Aleph es la realidad llameante del ser divino que habita en el ser humano.

Nociones clave de Aleph:

– El comienzo.

– La Unidad perfecta.

– El silencio.

– Tomar conciencia de nuestra cabeza.

– El padre.

Aleph y Aleph finale, primera y última carta. Aleph las contiene todas.

Aleph finale es el final de un largo y accidentado viaje y el comienzo de un esplendor más allá de las palabras pues, no es comparable a nada que se pueda encontrar en antiguas referencias. Cayeron los viejos hábitos, la Gracia divina está en acción, nada será como antes.

Aleph finale es nuestra realidad más elevada, se situa más allá de la dualidad.

Es la consciencia soberana de la UNIDAD de todo lo que ES.