El Maestro Santiago presenta a sus dos hijos a las Entidades Superiores del Universo

Como sacerdote de Ifa, y como el Maestro Santiago preparé con mucho esmero, dedicación y amor el nacimiento de mis dos hijos varones.
Llegó un día en que se me despertó el reloj biológico de paternidad. La necesidad de dar y recibir amor, formar una familia y tener descendencia. La necesidad de compartir los sentimientos, de crear vida, de tener hijos a quien amar, cuidar y educar. De sentirme más realizado en esta vida pasajera.
Gracias a los avances científicos de la tecnología genética aplicada, encontré el camino válido para la realización de una familia propia que llenara la necesidad de dar amor a unos hijos nacidos de uno mismo. Sentir personalmente este cúmulo creciente de sentimientos que nacen y crecen más y más cada día que pasa. Experimentar este milagro de la vida en el Universo, único e intransferible.

Después de una ardua búsqueda tuve la suerte de encontrar en USA lo que anduve buscado durante largo tiempo en otros lugares. Una agencia de fertilidad me puso en contacto con una excelente joven donante de óvulos, y con otra maravillosa y experimentada madre de dos hermosos hijos, que iba a ser la madre gestante de mis queridos y deseados hijos.
Doy gracias a estas maravillosas mujeres altruistas que creyeron en mi proyecto de creación de vida y en mis nobles sentimientos para ser padre de dos hijos deseados, sin conocerme apenas, y que dedicaron todo su tiempo al cumplimiento de su contrato conmigo. Supieron sacrificarse para dar continuamente el amor necesario, para que se desarrollasen satisfactoriamente mis queridos bebés.
Que gran alegría la mía al recibir la confirmación de un embarazo efectivo y real. Poder observar la evolución progresiva de ser un feto al definitivo de ser bebé. La aceptación última y determinante de pasar de ser bebés a convertirse en hijos propios. El tenerlos en los brazos, sentir su contacto, su aliento, sus suspiros, su fuerza física, sus ganas de vivir, su deseo de sentirse amados y ser atendidos continuamente con la delicadeza y el cariño que se merecen . Pasar de ser una cosita tan pequeña, minúscula, delicada, indefensa y necesitada, a gozar plenamente de tu protección y reconfortante amor presente y futuro.

img_0870Que emoción al ver la formación de unos seres tan pequeños e indefensos en el vientre de la madre. Ver su continuo crecimiento y formación a través de la ecografías 2D y 3D que continuamente recibía por e-mail. Experimenté una profunda sensación al ver las primeras fotografías de unos óvulos fertilizados por un espermatozoide, o las ecografías de los bebés ya muy acabados.
Como padre entiendo que lo más importante para mis hijos en este momento es mi firme voluntad de servicio, entrega y amor incondicional para que tengan un buen crecimiento con salud y vitalidad, que no les falte de nada, y puedan gozar de la libertad de elegir su propio destino. Como sacerdote de Ifá y padre biológico es mi deber protegerlos y cuidarlos, tanto en lo material como en lo espiritual. Educarlos en mis creencias Universales. Abrirles los caminos de la vida dándoles las máximas oportunidades que me sean permitidas y más.
Para ello siguiendo la tradición Yoruba, en mi viaje a la costa del Pacífico, deposito en las profundidades del mar, Olokun y Yemayá, en la Bahía de San Francisco, un Echu-Ellegua Ayé para abrir los caminos al próximo nacimiento de los bebés.
El nacimiento se realiza meticulosamente y con una pulcritud y eficacia, sólo propia de la perfección del Universo. Gracias a la ciencia decido guardar indefinidamente el cordón umbilical y el tejido de las células madres en un Banco de conservación en USA, para la prevención de futuras enfermedades.
Al día siguiente del parto, la dirección del Sutter Memorial Hospital dan el alta definitiva a mis dos hijos. Babalú-Ayé, San Lázaro e Inle han respondido con prontitud a mi solicitud como su ahijado suyo que soy. Su salud y vitalidad son inmejorables.
Mientras espero la entrega de los pasaportes U.S. para viajar a España, me traslado al río Sacramento para presentar a mis hijos a Oshun.

img_0884Frente al Museo de los históricos ferrocarriles de la Union Pacific Railroad los presento a Ogun.
Los presento a Oddé en el Capitolio Estatal de California.
Los presento a Oxosi en la Secretaria del Estado de Sacramento.
Los presento a Olorun y Olofin, el Astro Rey, el Sol.
Doy las gracias y manifiesto mi pleno reconocimiento a todas las Entidades del Universo por el feliz acontecimiento.

En Barcelona, en el Centro de la Energía Vital del Universo, a 33 días del nacimiento de unos nuevos Universos llenos de Vida.

Maestro Santiago
Gran Metafísico Universal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s