El Maestro Santiago investiga el Método Adivinatorio “KAU CIM” En China

Los orientales son conocidos por su misticismo y su capacidad para predecir el futuro. Desde tiempos remotos, esa cultura se abocó a tratar de prever los designios del porvenir. Una de las formas hermosas que utilizaron para este fin es el juego de los palillos de la fortuna. Un elegante método de adivinación que, por suerte, ha llegado hasta nuestros días y cada vez tiene más adeptos.

Si bien su origen no está claramente determinado, lo que si es seguro es que en el lugar que más se practica es en Wong Tai Sin, un templo taoísta de Hong Kong muy conocido por sus poderes adivinatorios y su energía mágica para atraer la fortuna. Por esa razón, el templo actualmente es un gran centro turístico al que millones de personas de todo el mundo acuden cada año para prever su futuro y tratar de alcanzar la prosperidad.

cubilete_y_palillos_del_metodo_adivinatorio_kau_cimLos palillos de la fortuna, “qiuqian” (o “kau cim” en cantonés), consisten en un mágico cubilete de madera que en su interior tiene unos palillos también de madera (en general de bambú), similares a los que usan los chinos para comer, sólo que cada uno tiene un número que se relaciona con un poema, verdadero mensaje para el futuro. Su utilización es muy simple.

En primer lugar, se hace mentalmente una pregunta al Universo. Luego, se toman los sesenta y cuatro palillos y se colocan en su recipiente sagrado. Una vez ahí, se agita el vaso hasta que uno de los palillos se caiga. Si cayera más de uno, se debe repetir la operación. Claramente, sólo podemos tener un mensaje del futuro en este método adivinatorio. El palo que caiga tendrá un número que se corresponderá con un antiguo poema que hable del porvenir y la fortuna.

Éste puede ser interpretado por la propia persona o, si lo desea, por un monje especialista, de los tantos que hay en la zona.

Lo bueno, además, es que en Occidente también podemos aprovechar este método de adivinación. Actualmente, hay muchos de su tipo en el mercado, y todos vienen en paquetes muy elegantes, que contienen sesenta y cuatro piezas, un agitador de madera que se utiliza para la buena suerte y una guía ilustrada que contiene los poemas adivinatorios.

EL KAU CIM

El Kau Cim o Chim es un método de adivinación práctica que se originó en China, en la que el consultante (persona que hace la pregunta) solicita respuestas de un oráculo sagrado. La práctica se realiza a menudo en un templo taoísta o budista frente a un altar. Kau Cim se refiere a menudo como Chien Tung o palillos chinos Fortune por los occidentales. En los EE.UU. se ha vendido desde el año 1915 bajo el nombre de Chi Chi Sticks. El Kau Cim también se le conoce como “El Oráculo de Kuan Yin” en las tradiciones budistas.

Sus herramientas son un cubo, un largo vaso cilíndrico de bambú o tubo, unos palillos chinos en forma de largas barras planas que se quedarán almacenadas en el tubo. Por lo general hechas de bambú, se asemejan a palos de incienso planas y anchas, y a menudo pintados de rojo en un extremo. Va consignado un solo número impreso en cada palo, puede ser tanto en números arábigos como en caracteres chinos. Cada barra tiene un número diferente en él, y no hay dos iguales. Por lo general hay un total de 100 palos en el vaso, aunque el Chi Chi estilo Sticks vendido en los EE.UU. para la adivinación tiene sólo 78 palos. Hay 100 poemas escritos para los resultados del Oráculo (o 78 escritos para los palos Chi Chi con la variación restringida).

arcadas_de_la_puerta_de_entrada_al_temploEn el Templo de Sik Sik YuenWong Tai Sin, en Hong Kong se practica el “kau cim” con el método que se origina a partir del Libro de los 100 poemas registrados. La predicción comienza con la taza al almacenar el número determinado de palillos. Después de que el consultante ha terminado sus devociones u oraciones a la deidad principal, el consultante se arrodilla y piensa en silencio o susurra a la deidad su pregunta mientras sostiene la copa o cubilete entre sus manos. Esta parte debe hacerse de manera decisiva ya que uno no debe cambiar preguntas o dudar sobre la cuestión en el centro del rito. La agitación del cilindro, que está inclinado ligeramente hacia abajo, por lo general, da como resultado al menos que un palo caiga del cilindro al suelo. En la mayoría de los casos, si varios palos caen a la vez, esas contestaciones para la suerte no se cuentan y se agita de nuevo. Cada palo, con su número designado, representa una respuesta.

Cuando un solo palo cae, el número se corresponden con uno los 100 oráculos escritos con una respuesta expresa en él. La escritura en la hoja de papel proporcionará una respuesta a la pregunta. Para confirmar la validez de la respuesta dada por la divinidad, el consultante va a recogerlos otra vez y tirará dos dados. Cada dado es redondo en un lado y plano en el otro. Una respuesta exitosa requiere de un plano y una cara redonda miren hacia arriba, una respuesta con las dos caras redondas hacia arriba indica la negación de la pregunta formulada. En algunos casos, se hace mucho hincapié en la negación cuando ambas partes planas al tirar salen hacia arriba; algunas leyendas dicen que cuando esto sucede, los dioses se ríen del consultante. El consultante tendrá la opción de pedir una nueva tirada otra vez hasta alcanzar una respuesta satisfactoria.

Después de una exitosa fortuna o buena suerte en la respuesta, puede ser necesario ser ayudado para entender su interpretación. Las respuestas pueden ser interpretadas por un sacerdote del templo, voluntarios o puede ser interpretado por el mismo consultante. En muchos casos, se hace una ofrenda antes de la pregunta de la cuestión a dilucidar con el fin de alcanzar el favor de los poderes más elevados. Estas ofrendas suelen consistir en incienso, frutas frescas, pasteles, cerdo asado o pollo, o donaciones monetarias.

El palo resultante es analizado por un intérprete, que tiene un libro de frases poéticas chinas e historias. La duración de la interpretación generalmente no alcanza más allá de un año, y teniendo en cuenta además al Año Nuevo chino como punto de partida. El intérprete normalmente cobra una pequeña cuota o derecho. A menudo, los intérpretes ofrecen otros servicios adicionales como la lectura de la palma de la mano o la interpretación de los rasgos faciales del rostro del consultante.

La exactitud de la predicción dependerá en gran medida del intérprete consultado. Algunas personas confirman el resultado a través de diferentes intérpretes para comprobar si las interpretaciones recibidas son coincidentes. La respuesta es interpretada por lo general como un relato histórico chino adaptado y vuelto a contar en sentido moderno. El consultante está a punto de experimentar la ventaja que se obtiene al disponer del conocimiento privilegiado que la adivinación le proporciona con verdadera anticipación, para poder así actuar acertadamente en las próximas decisiones que determinarán su futuro inmediato.

plaza_interior_del_templo_sik_sik_yuenWong_tai_sin_en_hong_KonEn Hong Kong, por lo general el lugar más popular para esta adivinación práctica es el Templo Wong Tai Sin, que atrae a centenares de miles de personas cada año.

En 1915 los palos “Kau Cim” fueron introducidos en los Estados Unidos bajo el nombre comercial de “Chi Chi Fortune Teller chino” por la compañía “Productos Pacífico Seco” de San Francisco, California, donde una gran población de inmigrantes chinos se habían establecido. Los palos Chi Chi, 78 en total, fueron fabricados en China de bambú, pero fueron marcados con números arábigos en lugar de caracteres chinos, y fueron empaquetados en un tubo de aglomerado de color amarillo brillante y rojo, con una tapa de color negro, como un tubo de distribución moderna. Fueron acompañados por un folleto enrollado de 78 interpretaciones que riman y que caben dentro del cilindro con los palos.

En la década de 1920, los palos Chi Chi estaban disponibles en todo Estados Unidos, de varios importadores y bajo una variedad de marcas, entre ellas “Chien Tung Fortune Teller”. Se comercializa en gran medida a los adivinos africanos americanos a través de catálogos de pedidos por correo. Se cayó la popularidad durante la Segunda Guerra Mundial, pero sólo debido a problemas con el suministro, ya que China había sido invadida por Japón y las rutas comerciales se vieron afectadas.

En la década de 1990, las importaciones de palos Kau Cim estaban disponibles de nuevo en los EE.UU.. Esta vez, empaquetados en cubiertas de cuero, con tubos pintados con los diseños ornamentales chinos, y también con un número en el folleto que coincide con cada uno de los palos “Chi Chi”, tan conocido para algunos americanos. Mientras tanto, “vintage Chi Chi cticks” de la época 1915-1935 (con todas sus piezas y el folleto intactos) se han vuelto herramientas altamente deseadas entre los profesionales de la adivinación.

Ampliación y correcciones por EL MAESTRO SANTIAGO,
Gran Metafísico Universal

(Fuentes: Wikipedia, entre otras)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s